Construir, trabajar, ser positivo y ProValencia

Construir, trabajar, ser positivo y proValencia

@jaume_hurtado

Ser anti es no ser nada. Es simplemente negar . Y la negación no es solución. No resuelve nada 

Ser anticomunista, antifascista, antioligopolio o antimonárquico, etc...no te convierte en demócrata ni en liberal ni en progresista ni en nada. Eres solo anti-algo. Y puedes ser antifascista pero comunista que es la otra cara de la misma moneda. Eso no te hace ser prolibertad individual. Puedes se antitaurino, y estar a favor del aborto de niños inocentes. Anti, siempre serás anti.

Defender y velar porque se cumplan los derechos humanos, la libertad de asociación, libertad de prensa, libertad económica y el derecho a la propiedad privada o los derechos lingüísticos de las minorías ya es ser pro-algo. Ya es tener criterio.

Prohibir el tráfico de vehículos, ser anticoches tampoco es una solución a nada. Es una negación. Se esperan soluciones, no prohiciones. Prohibir es algo primario. Igual que ser anti. Promover el coche eléctrico, el transporte público, ya es dar soluciones. Esto Ribo no lo entiende.

Pero ser anti, al ser más primario, es más efectivo. Es una manera más fácil de llegar a las masas irreflexivas. Así, Podemos, que era anticorrupción, anticasta, antiprivilegios consiguió muchas simpatías. Porque mucha gente está harta de la corrupción, la casta y los privilegios. ¿Pero cuál es su modelo? ¿La adoración al líder y la falta de democracia interna? ¿Una economía y una sociedad intervenida por el Estado? ¿El ataque a la libertad religiosa y la propiedad privada?. Aquí nos damos cuenta de que además de ser anti lo que no les gusta, también son anti libertarios.

Ser anticatalanista tampoco te convierte en valencianista. Puedes ser un señor de Lugo, que tras una ruptura amorosa con la novieta de la CUP que conoció en un chat de internet, despechado, echa pestes contra el catalanismo. ¿Ese señor de Lugo es valencianista? No, es un señor de Lugo, despechado.

Ser anticatalanista, ser antiCompromis o ser antiRita no es ser valencianista, no. Puede haber antivalencianismo camuflado de anticatalanismo, usando Senyeras y cantando el Himno de Valencia recién aprendido. Ser anti no te convierte en algo. Sigues siendo NADA. 

Evidentemente, la gran mayoría de catalanistas, de Compromis niegan la existencia de la Llengua valenciana, de nuestras libertades como valencianos, nuestra patria valenciana y nos pretenden convertir en una colonia política y económica de Barcelona. Como también los hay centralistas quiénes quieren imponer una lengua única, sin respetar a la minorías y pretenden que seamos una colonia fiscal de Madrid. Pero ser antiMadrid o antiCataluña no soluciona nada.

Sabemos que entre Madrid y Cataluña han desmantelado los bancos y cajas de ahorros valencianos, nos condenan a un reparto injusto de la financiación autonómica, pactan con Marruecos cuotas de pesca para la flota andaluza a cambio de permitir la entrada de cítricos magrebíes en Europa, con la pérdida irremediable del poder adquisitivo del campo valenciano. Se reparten la instalación de multinacionales extranjeras en Madrid y Barcelona, mientras impiden la inversión extranjera en Valencia, bloquean nuestra industria y los puertos valencianos con falta de infraestructuras y han negociado la creación de la AVLl, y la imposición de un híbrido lingüistico en los colegios que no es nuestra lengua valenciana genuina y auténtica. 

¿Ser anti solucionará algo? No, identificar los problemas y proponer las soluciones, sí.

Solo, un valencianismo integrador, centrado e inteligente, con propuestas serias y claras es una solución. Un valencianismo que se preocupa de todas las comarcas, de todas las ciudades y pueblos de nuestra autonomía. Que le da importancia a la costa y el interior, y que nace en cada pueblo teniendo en cuenta sus particularidades. Y estar presente políticamente en las instituciones. Tener peso político para poder hacerse respetar y construir una alternativa realista.

Valencia con un 10'5% del PIB español y siendo la única autónomía que tiene una balanza comercial positiva de cierto volumen PUEDE Y DEBE estar en el centro del tablero político español. Esto sí que es ser pro. Sí que es ser valencianista. 

Y este es el miedo de unos y otros. El despertar de las consciencias. La plasmación de un valencianismo inteligente y crítico, preparado y moderado, exigente y transversal. 

Unos dirán que somos anti catalanistas y otros que igual se rompe España si Valencia recupera su poder.

Pero lo único que les preocupa es que Som Valencians, i que no som meninfots.

@jaume_hurtado