Som Valencians denuncia que Isabel Bonig “quiere romper en Valencia un consenso sobre la

“Isabel Bonig quiere romper en Valencia un consenso sobre la  financiación que sí alcanzan otras autonomías como Castilla y León”.  Así de contundente se ha mostrado Jaume Hurtado, secretario general de  Som Valencians, tras producirse las declaraciones de Jaime Rabanal,  experto en financiación autonómica Castilla y León, que defiende  mantener el statu quo en el sistema de que “no todos los ciudadanos  son iguales”. Respecto a ello, el dirigente valencianista ha explicado  que, “para el experto castellano-leonés, en el modelo de financiación  del futuro, ellos tienen que seguir recibiendo más. Este señor  defiende a su autonomía, antes vasto imperio, y trabaja para que tenga  la mejor financiación autonómica posible. Y estoy de acuerdo. Castilla  y León es una autonomía más pobre que la media española. Podemos ser  solidarios, invirtiendo más, para que poco a poco vayan convergiendo  con la media española, pero, siendo Valencia mucho más pobre que la  media, no entiendo por qué pagamos y aportamos al Estado mucho más de  lo que recibimos. Si hay que ser solidario entre los ciudadanos de  este Estado, no entiendo por qué pagamos más siendo más pobres”.

Hurtado ha añadido que “por otro lado, habría que ver en qué se gasta  esa ‘solidaridad’ que pagamos con nuestros impuestos, tras analizar al  acuerdo llegado en los Presupuestos Generales del Estado, en el que  Valencia, gracias a Bonig y Oltra, titular de la sucursal de Podemos  en nuestra tierra, ha quedado excluida. No alcanzo a ver cómo esos  fondos se destinan en inversiones para ser más competitivos, por  ejemplo, en inversiones en infraestructuras. Además, no hemos  establecido una norma por la cual se especifique cuánto tiempo debemos  ser solidarios con una autonomía o, mejor dicho, cuánto tiempo debemos  dejarle a una autonomía para que aproveche esa solidaridad  interautonómica para reducir la brecha respecto a la media del Estado.  Nos duele ver cómo la solidaridad se aprovecha para financiar el PER  o, lo que es lo mismo, pagar salarios a los agricultores andaluces los  meses que no trabajan. Nos duele ver cómo ese dinero se ha empleado en  los, cuanto menos, polémicos cursos de formación en la Junta de  Andalucía. Nos duele ver que se haya gastado en televisiones  autonómicas o, por ejemplo, en un plan renove de muebles domésticos  para familias en Extremadura. No creo que, ninguna de esas  inversiones, sean inversiones lógicas para que aumente competitividad  en estas autonomías”.

El político valenciano ha concluido expresando que “a diferencia de lo  que señala Bonig para contentar a su amo y señor, Mariano Rajoy,  cuando nos quejamos de que los valencianos pagamos impuestos y  recibimos poco, nos quejamos de las infraestructuras que no se hacen:  Corredor, salida a Europa por Aragón, conexión con el Cantábrico,  Trasvase del Ebro, acceso norte al Puerto Valencia, llegada del AVE a  Elche, autovía Benidorm-Alcoy-Madrid, el Tren de la Costa, la variante  de la Font de la Figuera. Si nos fijamos, siempre tenemos en nuestra  agenda política que se realicen inversiones para mejorar nuestra  competitividad. No pedimos subvenciones por no trabajar. Pedimos  mejores condiciones para poder crear más riqueza y trabajo. Y, esto,  es lo importante. Con el añadido de que que, al ser 5 millones de  valencianos (algo más del 10% de la población), tenemos una  importancia mayor en términos absolutos que autonomías con población  muy inferior”.